2/04/2006


GOBIERNO DE LA CIUDAD AUTONOMA DE BUENOS AIRES
CONSEJO DE LOS DERECHOS DE NIÑAS, NIÑOS Y ADOLESCENTES


Buenos Aires, 7 de octubre de 2005

Nota Nº 1476 - CDNNy A- 2005


Sr. Juan Solanas
PRESENTE


Hemos visto su película, Nordeste, en función de la temática que aborda, de gran interés para este Consejo, pues está vinculada a un fenómeno cada vez más visible y que vulnera derechos básicos de la infancia, consagrados por la Constitución y la legislación, como es la trata internacional de niños.

El planteo del film propone una extensa y sobria lectura de los múltiples aspectos que confluyen en este problema: la corrupción, la pobreza, el abuso de poder, la subordinación de género que produce un desvalimiento aún mayor de las mujeres, la falta de proyectos para los chicos y la posición privilegiada que da el bienestar económico del “primer mundo”.

Nos planteamos entonces si la calificación de la película como prohibida para menores de 16 años es la más justa. Se trata, sin duda, de un tema que conmueve intensamente y que aborda problemas muy profundos de la sociedad. Sin embargo, y centrándonos específicamente en sus imágenes, se evitan constantemente los golpes bajos, las escenas excesivamente crudas que puedan herir sensibilidades. Ni siquiera el dolor está presentado de forma intolerable. Por otro lado, el amor de la madre por su hijo, los fuertes lazos de la vida cotidiana y los rasgos tiernos de la infancia aún en duras condiciones, suavizan el relato y humanizan a sus personajes.

No creemos que haya en esta película nada que los niños y niñas de más de trece años no hayan oído o visto en otras ocasiones, tal vez con tratamientos más sensacionalistas e inadecuados. Por otra parte, para una sector importante de nuestra sociedad, que vive en condiciones de pobreza e indigencia, lo que allí se muestra es parte de su realidad habitual.

Particularmente desde esa perspectiva, es que creemos útil que esta película pueda ser vista y discutida, sirva como disparador de temas que cotidianamente debemos abordar, desde este Consejo, desde el sistema educativo y desde otras organizaciones. Las situaciones en que lo único que se ofrece a los adolescentes más pobres, tanto varones como mujeres, son la marginalidad y el delito –delitos de los que los beneficiarios son otros- ocurren permanentemente. No es fácil abordarlas, provocar reflexiones más profundas que permitan encontrar otras propuestas y perspectivas. Entendemos que Nordeste es una oportunidad para ello.


No sería posible debatir con adolescentes en espacios públicos si la clasificación no se modifica, por lo cual desearíamos que fuera reconsiderada.

Sin otro particular, y quedando a su disposición para otras reflexiones o consultas, saludan a Ud. atentamente.



Prof. María Elena Naddeo
Presidenta del Consejo de los Derechos
de Niñas, Niños y Adolescentes

Personal del Consejo: Prof. Florencia Elgorreaga, Dra. Diana Gondra, Lic. Claudia Fernández, Dra. Teresita Matabaca, Lic. Florencia Calcagno

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home